FUNDAMENTOS DE UNA ALIMENTACIÓN PARA GATOS
NATURAL Y ACORDE A LA ESPECIE


Nuestro gato doméstico actual proviene del gato salvaje africano que se domesticó hace ya millones de años. Sus antepasados salvajes cazaban sus presas siempre frescas y las devoraban al instante. Ni siquiera en caso de máxima necesidad recurrían a alimentos de origen vegetal. Esta circunstancia se ha mantenido así hasta nuestros días, a pesar de todos los intentos de convertir al gato en un omnívoro. Su peculiar metabolismo se diferencia claramente del del perro. Como descendiente del lobo gris, el perro se garantizaba su supervivencia a través de la flexibilidad en la alimentación. Para complementar la carne, también variaba e incluía componentes vegetales en su alimentación. El gato no dispone de esta cualidad.

Impronta alimentaria

Para poder sobrevivir en libertad, el gato tiene muy desarrollados los sentidos del olfato y del gusto. Por instinto, tanto los ruidos como los sabores que el gato no reconoce desde bien pequeño le resultan extraños y, por tanto, "peligrosos". Esto es una peculiaridad de los gatos, que trasladan su "miedo ante lo desconocido" a su bol de comida. Debido a este instinto primitivo, cambiar la dieta de un gato es a menudo complicado y lleva mucho tiempo. Los humanos somos curiosos y probamos de buen grado nuevos platos y alimentos. ¡Los gatos son distintos! Es importante comprender esta "peculiaridad" alimentaria del gato y darle el tiempo que necesite. También es importante que el gato se alimente de manera totalmente natural y adecuada para que disfrute de una larga y sana vida. Además de una receta apropiada con una gran cantidad de pescado, hay pequeños trucos que ayudan a que la transición sea más fácil.


El gato: un carnívoro auténtico

Los gatos son carnívoros (es decir, que solo comen carne). Esto ya se pone de manifiesto en su dentadura característica, con los largos y afilados colmillos en punta. En libertad, cazan presas pequeñas como pájaros, peces, ratones y otros roedores. A diferencia, por ejemplo del lobo, el gato no complementa su alimentación de base animal con la ingestión directa de componentes vegetales. Solo puede obtener y aprovechar la energía a partir de la grasa y la proteína animal. El motivo es su particular metabolismo, que destaca por una demanda especialmente elevada de la proteína animal. Por tanto, la base de una alimentación para gatos saludable y acorde a la especie es una proporción de carne muy alta. En consecuencia, los menús de Terra Felis contienen un 90 % de carne magra y valiosas entrañas o bien filetes de puro pescado. Se debe alimentar al gato con pescado 1 o 2 veces por semana a modo de complemento.

Alimentación húmeda: esencial para un suministro suficiente de líquido

Según la filosofía de Terra Felis, los gatos deben alimentarse toda su vida con alimento húmedo. Desde el punto de vista evolutivo, el gato es un animal del desierto que vivía en páramos donde apenas hay agua. Tenía que cubrir la mayor parte de su demanda de humedad a través de las propias presas. Recién capturadas, las presas se componen de un 70-80 % de agua y le permiten al gato abastecerse indirectamente con el suficiente líquido. Por ello, los gatos beben por instinto poca agua, ya que están acostumbrados a cubrir su demanda de líquido a través de la alimentación. Una ingesta suficiente de agua es esencial para la función renal. En caso de un abastecimiento deficitario de líquido de forma permanente, pueden surgir cálculos y otros problemas renales. Los riñones son un órgano vital que constituye el talón de Aquiles del actual gato doméstico, que padece muy a menudo de enfermedades renales. Por ello, sobre todo en una edad avanzada, la ingestión suficiente de líquido a través de la alimentación es elemental para unos riñones sanos.

Fibras para una digestión intacta

Cuando el gato come un ratón entero, con la piel, el pelaje y el contenido gastrointestinal de la presa, se abastece de las fibras importantes que necesita para una digestión y una función intestinal saludables. Para imitar esta circunstancia en la alimentación, todos los menús de Terra Felis contienen una pequeña cantidad de fibra en forma de verduras selectas y menta de gato (4-5 %). Estas limpian el tracto gastrointestinal, estimulan la peristáltica de la digestión y fomentan una flora gastrointestinal equilibrada. Además, la verdura aporta numerosas vitaminas, minerales, oligoelementos y sustancias vegetales secundarias.

Los cereales, indigeribles para los gatos

Si hay algo que no se encuentra en el espectro de presas del gato en libertad, son los cereales. A los gatos les faltan las enzimas necesarias para separar los hidratos de carbono complejos y aprovecharlos. Por tanto, las cantidades elevadas de cereales suponen una enorme carga para la digestión y el organismo de un gato. Además, al ingerir grandes cantidades de hidratos de carbono complejos en forma de cereales, el valor de pH de la orina entra en un rango (básico) incorrecto, lo que puede estimular cálculos renales y problemas de otro tipo en los riñones. Además, los cereales incrementan en la sangre los desechos urinarios, lo que supone una carga adicional para los riñones. Una alimentación prácticamente sin cereales siguiendo el modelo de la presa natural es esencial para la salud del gato. Consecuentemente, todos los menús de Terra Felis carecen de cereales.

El patrón de ácidos grasos perfecto

Los gatos necesitan una gran cantidad de grasas y ácidos grasos. En libertad, los gatos obtienen los ácidos grasos importantes para ellos que no hay en la carne a través del contenido del estómago de sus presas, ya que estas se alimentan de semillas oleaginosas. Son esenciales para los gatos los ácidos grasos Omega-6, el ácido linolénico y araquidónico y los ácidos grasos Omega-3 eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA). Estos se les deben suministrar en una medida suficiente a través de la alimentación. Mientras que los ácidos grasos Omega-6 están presentes sobre todo en la carne, el aceite de colza que contiene cada menú de Terra Felis garantiza el abastecimiento de ácidos grasos Omega-3 de alta calidad.

La taurina, vital para los gatos

El ratón es una presa con un alto contenido de taurina y le suministra al gato salvaje los aminoácidos tan importantes para él, ya que la taurina es esencial para los gatos. Los gatos solo la pueden generar en cantidades muy pequeñas, por lo que su alimentación diaria debe incluirla para evitar trastornos debidos a su déficit. Además de la función de refuerzo del corazón y los ojos, la taurina también es necesaria para la digestión a la hora de producir sales biliares, por lo que el gato destaca por un consumo de taurina permanente y prácticamente derrochador. En consecuencia, se añade taurina a todos los menús Terra Felis.

Adición de vitaminas y minerales

Para cubrir la demanda diaria de micronutrientes del gato, cada receta está suplementada con una pequeña cantidad de vitaminas y minerales. A pesar de que el proceso de cocción de los menús de Terra Felis es especialmente inocuo, hace que siempre se pierda una cierta parte de las vitaminas y los minerales. Las diferencias provocadas por ello solo afectan a unos pocos micronutrientes y son mínimas. Más del 90 % de las vitaminas, minerales y oligoelementos están presentes en todos los menús de Terra Felis de forma puramente natural. Las divergencias existentes se han calculado mediante análisis, y los nutrientes que faltan se han complementado correspondientemente. De esta forma, siempre se añade solo lo que realmente falta. Así se evita un exceso de micronutrientes y se garantiza al mismo tiempo la cobertura total de la demanda diaria del gato.

¿Por qué la calidad 100 % human-grade es la mejor opción para la alimentación de los gatos?

Las materias primas de calidad 100 % human-grade son cualitativamente hablando lo más próximo a una presa recién cazada. Cuanto mayor sea la calidad de la materia prima, de mayor calidad y más fresca serán las proteínas, las grasas y los micronutrientes (vitaminas, minerales y oligoelementos). Cuanto mayor sea la calidad, mayor será el carácter nutricional y la biodisponibilidad de todas estas materias.