FAQ

Las preguntas más frecuentes


Calidad

Terra Felis es el primer alimento húmedo para gatos que tiene materia prima de calidad 100 % human-grade. Así el gato recibe una calidad casi como la que tendría en libertad, donde se alimentaría de presas frescas. La industrialización de la alimentación para animales ha hecho que se aleje tanto de esta alta calidad de la materia prima como del concepto evolutivo de la alimentación. Con Terra Felis la calidad nutritiva de los alimentos para gatos vuelve a estar al nivel del que les ofrecía la naturaleza.
Sí, todos los productos (carne, verdura, menta de gato, taurina, etc.) de los menús de Terra Felis proporcionan una calidad 100 human-grade y, por tanto, una calidad como la que se exige legalmente para producir alimentos para humanos. Todos nuestros productos de Terra Felis y Terra Canis tienen esta calidad absoluta. A diferencia de otros productos en el mercado, los nuestros huelen a muy frescos, resultan apetitosos y sabrosos y también lo parecen. Si se quiere compartir una ración o el gato no quiere comérsela de una sentada, un menú de Terra Felis puede dejarse abierto tanto en la lata como en el propio bol de comida del gato.
La calidad tiene un precio. La materia prima 100 % human-grade, y por tanto de calidad para consumo humano, es claramente más cara que carne no tan fresca, en la que se haya interrumpido la cadena del frío, con mayor número de gérmenes, o que por almacenamiento o por motivos higiénicos ya no se considere apta para consumo humano. El considerable aumento del precio en las materias primas hace que también el precio final sea más alto.
Las recetas de los nuevos menús de Terra Felis se diferencian un poco de las anteriores. Se han producido pequeñas mejoras tanto en la consistencia como en la preparación. Los productos de Terra Felis son productos completamente naturales. El olor y la apariencia pueden variar ligeramente, al igual que pasa con un plato que, aunque se siga la misma receta al cocinar, siempre cambia un poco el sabor y la presentación final.
Todos los menús de Terra Felis son productos naturales. En su estado natural la carne fresca, la verdura y la fruta contienen entre un 70 y un 90 % de agua. Al calentar estas materias primas se desprende parte de esa agua. Eso lo apreciamos cuando cocinamos en casa. Al cocer en una olla descubierta, el agua se evapora o se decanta. El agua liberada que se escapa durante la cocción sin tapa se transforma en algo gelatinoso si el proceso de cocción se desarrolla en una lata cerrada. Como los menús carecen de cereales y de aglutinantes, no hay ningún ingrediente que haga que la carne, la verdura y la fruta absorban esa agua liberada en la lata. Es normal y natural que los productos sin cereales tengan una consistencia más tierna o gelatinosa. Siempre hay que ingerir la gelatina porque contiene muchos micronutrientes y sustancias vegetales secundarias.

"Los menús de Terra Felis responden a la filosofía de productos naturales de Terra Felis que, a excepción de una pequeña cantidad de vitaminas y minerales, así como la taurina esencial para el gato, no contienen elementos añadidos como aromas, aglutinantes o conservantes. Por lo tanto su consistencia y su apariencia pueden variar un poco dado que el estado natural de la verdura y la carne también puede ser diferente, cada zanahoria no contiene la misma proporción estándar de agua, ni el mismo color exacto, etc. La carne puede tener distintas vetas y no siempre es igual de compacta, pero a pesar de ello sigue siendo de calidad. 
A esto hay que añadir que en ningún menú se emplean aglutinantes, por lo cual la consistencia de los mismos, de acuerdo con su naturaleza, unas veces puede ser más húmeda y otras más compacta. Esto no implica que sea de peor calidad o que esta varíe, sino que responde a la pureza natural del menú y a los ingredientes que contiene."

Los gatos no tienen que alimentarse forzosamente de una única fuente de proteína. Los gatos monteses tampoco lo hacen. Es más, la dieta natural por la que se decantan los gatos monteses, y en parte también los callejeros, consiste en comer pequeñas porciones de comida a lo largo de 24 horas (hasta 20 veces), o sea, las presas que cazan. Por eso los gatos sanos pueden tolerar muy bien el alimentarse tanto con menús con una fuente de proteínas, como con dos.
En el caso de los gatos con intolerancias o alergias es esencial que se alimenten exclusivamente y a largo plazo de una única fuente de proteínas. Recomendamos nuestros productos monoproteína, siempre que los gatos no tengan intolerancias/alergias conocidas frente a esa fuente de proteína.


Sí, todos los menús de Terra Felis se elaborarán en la nueva planta de producción propia en Múnich, a cargo de maestros carniceros. Como ocurre en el caso de los menús para perros de Terra Canis, toda la materia prima que se emplee será de calidad 100 % human-grade.
Los menús de Terra Felis, excepto los de pescado, son alimentos exclusivamente para gatos. Esto significa que, respetando las recomendaciones de alimentación con relación a las necesidades diarias de nutrientes y micronutrientes, una clase/un menú cubre totalmente las necesidades del gato. En libertad ese aprovisionamiento se consigue a lo largo del tiempo y a través de las presas y de su contenido gastrointestinal, no necesariamente con una dosis diaria de un único tipo de presa, o en una comida. La comida preparada para perros y gatos tiene que proporcionar estos nutrientes a diario. Eso es lo que estipula la ley con relación a la alimentación animal.
A pesar de ser muy cuidadosos, a través del proceso de calentar los menús de Terra Felis en las latas siempre se pierde una cierta parte de las vitaminas y los minerales de los ingredientes. Las diferencias por ello solo afectan a unos pocos micronutrientes y son mínimas, más del 90 % de las vitaminas, minerales y oligoelementos esenciales que contienen los menús de Terra Felis son totalmente naturales. Las diferencias se detectan al realizar análisis de los menús no suplementados (sin cualquier tipo de complemento vitamínico/de oligoelementos) y comparar esos resultados con las necesidades diarias fijadas por los médicos veterinarios y se complementarán conforme a ello. De esta forma, siempre se añade solo lo que realmente falta. Eso evita que haya una sobredosis además de un suplemento extra de micronutrientes y garantiza al mismo tiempo el que el gato cubra gran parte de sus necesidades diarias de vitaminas, minerales y oligoelementos.
Al contrario que el del perro, el metabolismo del gato no puede producir por sí mismo el aminoácido taurina. Es especialmente importante el contenido de nitrógeno de la taurina para los ojos y el corazón del gato. Si no hay un aporte suficiente de taurina, rápidamente aparecen trastornos visuales que pueden llegar a causar ceguera al gato. La falta de taurina también puede desencadenar cardiopatías mortales.
El metabolismo del gato no solo no es capaz de sintetizar por sí mismo la taurina, sino que además su consumo es muy alto y la alimentación del gato debe contener forzosamente taurina y en una proporción capaz de cubrir esa necesidad diaria. Por lo tanto, lo normal es añadir taurina, porque al calentar el alimento siempre se pierde una pequeña cantidad de la que contienen la carne y las vísceras crudas. 
Más información sobre la taurina:
Además de su apoyo al funcionamiento del corazón y de la vista, los aminoácidos de la taurina también son necesarios en la digestión, para producir ácidos biliares. Estos ácidos biliares son importantes y se generan en el hígado del gato gracias a la taurina.
Juegan un papel central en el uso de las grasas alimenticias y con su eliminación se pierden permanentemente.
En caso de que al gato se le ofrezca mucha fibra y poca carne, lo cual es contrario a su forma de alimentación y a menudo ocurre con el pienso para gatos, se aumenta drásticamente la pérdida de taurina diaria y, como consecuencia de esa mala alimentación, necesitará una gran cantidad de ácidos biliares.
"El gato en comparación con el perro, que es carni-omnívoro (come carne y todo tipo de alimentos), es exclusivamente carnívoro. Por este motivo, para cubrir sus necesidades vitales de fibras vegetales, los gatos necesitan una cantidad muy pequeña en su alimentación. Imitando a la naturaleza, los menús de Terra Felis incluyen por consiguiente una cantidad escasa de vegetales (del 3 al 4 %), algo que al gato como carnívoro no solo le resulta sabroso, sino que además se adapta al espectro de presa y al concepto nutricional evolutivo al que responde. El ingrediente principal de cada comida de gatos debería ser siempre la carne y nutritivas vísceras de calidad.
Una cantidad de vegetales del 3 al 5 % en el menú le aporta al gato las fibras alimentarias y crudas que son importantes, así como otros micronutrientes. En libertad estos elementos los ingeriría a través del pelo, el pellejo y el contenido gastrointestinal de la presa, porque el gato se la come entera, con piel y pelo. El contenido del estómago de la presa vegetariana proporciona micronutrientes importantes y ácidos grasos esenciales extra."

A los gatos no solo les resulta sabrosa la carne fresca, sino que es también la única alimentación adecuada para ellos, ya que al contrario que los perros no son carni-omnívoros (que consumen carne y cualquier otro alimento), sino que son exclusivamente carnívoros.
Su peculiar metabolismo depende del suministro de una gran cantidad de carne, porque necesita energía que obtiene de las proteínas y de las grasas animales. Además de por la obtención de energía, la alta cantidad de proteína animal es necesaria para los procesos de generación y regeneración del organismo del gato.
Por tanto, el ingrediente principal de una buena comida para gatos tiene que ser siempre la carne, hay que evitar completamente los cereales. El gato carece de la encima para procesar cereales o fécula, y por tanto serían un lastre para su metabolismo. En los menús de Terra Felis únicamente se emplea carne fresca, o filetes de pescado que poseen calidad alimentaria apta para humanos. La cantidad de pescado ronda el 90 % y según cada menú contiene carne magra, de corazón, del estómago (en los de pavo y pollo) pulmones o hígado. La carne de corazón y estómago cuenta por lo general como carne magra debido a su estructura muscular. Esta aporta una cantidad de proteínas de calidad.
El gato obtiene los ácidos grasos esenciales Omega-6 y Omega-3 de la carne o el pescado, los cuales se encargan de funciones vitales del metabolismo.
Los gatos necesitan incluir una cantidad extraordinariamente alta de proteína y grasa animal en su alimentación, para conseguir energía y los procesos de generación y regeneración. Gastan inmediatamente las proteínas y las grasas ingeridas, por consiguiente necesitan muchas. En particular, el gato requiere mucha energía para su metabolismo extraordinariamente activo y para el funcionamiento de los órganos.
Para el gato son esenciales los ácidos grasos de origen animal que obtiene de las grandes cantidades de carne que ingiere. Y se sirve de las grasas y las proteínas para generar la energía que necesita. 
En libertad, el gato se alimenta de la presa, con piel y pelo incluidos, y asimila toda la parte grasa. Por lo que en la comida industrial es muy importante que cuente con una cantidad superior de grasas animales. El menú de aves de corral de Terra Felis proporciona energía siguiendo el modelo de presa animal, a través del aporte extra de grasa animal a través de piel de pollo o pavo como complemento a la carne. Además de su función como suministradora de ácidos grasos animales, la piel de las aves de corral también tiene buen sabor, lo que anima a los gatos a que se la coman.
A nosotros la piel de las aves de corral nos suena por el crujiente pollo asado, que los humanos comemos a menudo y con mucho gusto.
El polvo de tomate se elabora a partir de tomates maduros que se dejan secar y se trituran. Al igual que la verdura en sí misma, que al gato le gusta cocida, contiene micronutrientes de calidad. Además el tomate, o el polvo de tomate concentrado, es rico en vitamina A, B1, B2, C, E, niacina, sustancias vegetales secundarias y potasio.
Por otro lado, el tomate proporciona principios activos hematopoyéticos y limpia el hígado. Además, contiene el antioxidante licopeno, que ayuda a que el gato esté en forma y sano.
Además de tener beneficios nutricionales, el tomate en polvo como proveedor de micronutrientes aporta un sabor ligeramente dulce que a los gatos les encanta. Esto hace que incluso los gatos más quisquillosos acepten de buen grado este alimento.
Los tomates maduros cocidos son bien recibidos por los gatos y los perros y no contienen ninguna sustancia indigesta ni venenosa para los cuadrúpedos. En el caso de los tomates que no están maduros o a medio madurar, sí que contienen alcaloides de solanáceas, que se distinguen por ser de color verde. En tomates no maduros el contenido de solanáceas máximo es de 32 miligramos por cada 100 gramos de fruto. Por consiguiente, para que un gato/perro se intoxique, tendrían que darle kilos de tomates verdes para llegar a los 25 miligramos de solanácea que podrían desencadenar síntomas (leves). 
Para hacer el tomate en polvo que se usa en los menús de Terra Felis se emplean únicamente de tomates rojos y muy maduros.


Cantidad de comida/Aceptación/Combinaciones/Pienso

Para un gato sano no supone ningún problema que en una misma comida haya dos fuentes de proteínas. Normalmente solo se presenta algún problema en gatos con intolerancias o alergias. En este caso es mejor quedarse con una única fuente de proteínas. Por último, los gatos sanos eligen por sus preferencias gustativas si prefieren una fuente de proteínas o que estén combinadas.
Cada gato es un mundo y tiene que tratarse y alimentarse como el ser único que es. Igual de individual debe ser por tanto la cantidad de comida que acaba en el bol. La cantidad de víveres que necesita a diario puede variar considerablemente según la actividad, la raza, el sexo y la edad. Por este motivo no se indica ningún valor estándar sobre cuánta comida hay que proporcionarle al gato por cada kilo de peso del animal, puesto que no hay una regla de oro con valores fijos que pueda aplicarse a todos los gatos.
La ciencia veterinaria hace unas recomendaciones sobre las necesidades diarias que debe cubrir un gato en relación al aporte de calorías, grasas, proteínas y micronutrientes. En la industria se aplican a menudo también estas recomendaciones que implican un nivel muy alto de ingesta de alimento. 
Terra Felis considera que hay que ser prudente ante estas recomendaciones de gran aporte, porque a menudo un gato gordo se traduce en un gato enfermo. Si lo que en la jerga se denomina tejido adiposo se deposita en exceso sobre las costillas puede tener consecuencias fatales para la salud del gato: diabetes, problemas cardiacos, enfermedades óseas y articulares, afecciones metabólicas y hepáticas, así como problemas de piel. La lista de enfermedades que puede provocar el sobrepeso es larga. Por eso es importante prestar atención a que la alimentación del gato sea natural, de calidad y en la cantidad adecuada.
Por eso las recomendaciones sobre alimentación deben considerarse únicamente como valores orientativos que deben adecuarse para cada organismo, teniendo en cuenta las circunstancias de cada gato. Cada dueño debe comprobar cuál es la actividad real de su gato y el contorno de su mascota. Esto también se aplica a las golosinas que se les proporcionan. Si el animal ingiere muchos snacks azucarados, la cantidad de comida principal debe reducirse.
A los gatos les gusta la comida fresca. En libertad, los gatos cazan para cada comida una presa, con lo que cazar una significa que es hora de comer. En 24 horas pueden cazar hasta 20 veces, es decir, comer 20 veces. Los gatos no son como los perros o los lobos, que cazan para aprovisionarse y comerse más tarde a sus presas. Ese mismo comportamiento se aplica con el bol de comida. Los gatos normalmente no volverán a comer comida seca o vieja. Por este motivo a los gatos es mejor darles pequeñas raciones de comida fresca.
Respecto a la cantidad de alimento le damos recomendaciones en la propia lata. Aunque deben entenderse siempre como orientativas, puesto que hay que tener en cuenta el metabolismo, la actividad y las condiciones de vida de cada animal. Hay gatos muy activos que no paran en todo el día, pero también hay gatos tranquilos a los que les gusta que les dejen en paz. Obviamente, entre estos dos casos el consumo energético difiere mucho. Se recomienda en cualquier caso que se realicen controles de peso periódicos tras el cambio de alimentación. Uno puede darse cuenta rápidamente de si la cantidad de alimento responde al peso deseado que se quiere para el animal o si se va a poder realizar esa reducción de peso que se persigue.
A menudo conseguir que los gatos cambien de alimentación no es tan sencillo. Los gatos son animales de costumbres con su alimento. Por naturaleza tienen miedo a lo nuevo y eso también hace que se muestren muy escépticos ante el alimento. Se recomienda que la transición se realice a lo largo de muchos días, o incluso semanas. Se puede ofrecer el nuevo alimento en paralelo al anterior o incluso entremezclarlos. Conforme lo va comiendo, se incrementa poco a poco la cantidad del nuevo y se reduce la del anterior. Para hacer que el nuevo sea más atractivo, se puede calentar o añadir algo sabroso, como cucharadas de yogur desnatado, requesón o aceite de pescado. En cualquier caso, no es raro que al principio el gato rechace el nuevo alimento. Muy pocos gatos aceptan a la primera y rápidamente la transición. Que rechacen la nueva alimentación no implica que nos les guste o que no sea de calidad. Lo hacen porque los gatos tienen miedo a lo desconocido. 

No es necesario que mezcle dos menús en una misma comida. Todos los menús están concebidos para ser una comida en sí misma. Y como en el caso de los gatos los cambios de alimentación despiertan recelo, mezclar dos menús puede generar que no se lo coman, porque no están acostumbrados y les molesta, incluso si por separado se comen bien dichos menús.
Los menús de pescado de Terra Felis son suplementos, ya que no es la manera natural y evolutiva de alimentación que se adapta al gato, que en sí es un carnívoro y no puede alimentarse exclusivamente de la fuente de proteínas del pescado. 
Se puede ofrecer pescado al gato una o dos veces por semana pero una alimentación solo a base de pescado es una alimentación desequilibrada. 
Además, el pescado aporta principalmente ácidos grasos Omega-3, de los que el gato necesita una cantidad muy pequeña, mientras que la carne proporciona sobre todo ácidos grasos Omega-6. Por este motivo lo ideal es combinar la carne y el pescado, predominando la carne, para que el gato cubra todas sus necesidades de ácidos grasos esenciales a través de la alimentación. En todos los menús de Terra Felis, los ácidos grasos se complementan con una pequeña cantidad de aceite vegetal de calidad.
Los ácidos grasos Omega-6 y Omega-3 son esenciales para el gato y deben estar incluidos en su dieta para poder cubrir sus necesidades diarias. El ácido araquidónico y el linoleico son importantes porque el metabolismo del gato no puede producirlos por sí mismo. En libertad, los gatos obtienen los ácidos grasos importantes que no hay en la carne a través del contenido del estómago de sus presas, ya que estas se alimentan de semillas oleaginosas. La necesidad de ácidos grasos no saturados se cubre añadiendo aceites vegetales al menú.

Si la cantidad de vegetales en la alimentación del gato es demasiado alta, se traduce en fibra que el metabolismo del animal no necesita. Para el correcto funcionamiento de la motricidad digestiva y una sana flora gastrointestinal, el gato necesita incluir muy pocos ingredientes vegetales en su alimentación (del 3 al 5 %). Al comerse un ratón los ingieren a través del pellejo, el pelo y el contenido gastrointestinal. Al igual que en la naturaleza, se emplean verdura, fruta y hierbas para complementar la ración de carne, pues son muy adecuadas. A los gatos les gusta especialmente un tipo de hierba: la menta de gato, a cuyo olor y sabor están acostumbrados.
La menta de gato huele bien, con un toque alimonado y tiene efectos tranquilizantes sobre el gato. 
Al incluir en cada menú una pequeña cantidad de fruta, verdura y hierbas, al gato se le proporciona todo lo que necesita.
La fibra en forma de verdura y fruta responde a las tres tareas principales del tracto digestivo del gato:
1. Estímulo de la motricidad del estómago y el intestino, así como ayudar a la peristalsis gastrointestinal, tan necesaria para la digestión
2. Limpieza del estómago y el intestino cuando pasa la fibra a través del tracto digestivo
3. El fundamento nutricional para los microorganismos de la flora gastrointestinal, que procesa el alimento para el gato y que se lo facilita a los órganos (vitaminas, minerales, oligoelementos para el organismo).
Al comerse un ratón/una presa pequeña, la ingiere a través del pellejo, el pelo y el contenido gastrointestinal. En ocasiones en la naturaleza podemos ver cómo hay gatos que mordisquean césped o hierbas y así consiguen obtener ese aporte de fibra directamente.

No, no está previsto que haya pienso seco para gatos de Terra Felis. Los gatos deben ingerir comida húmeda. El pienso normalmente contiene siempre una cantidad de cereales o fécula, a menudo demasiado alta. Los gatos deben alimentarse a lo largo de toda su vida, y sin excepciones, sin cereales y con alimento húmedo.
Los gatos, como animales del desierto, han sufrido una evolución en la que la ingesta de agua se realizaba indirectamente a través de sus presas. El contenido de agua de una presa recién cazada es de entre un 70 y un 80 %. Por instinto, un gato está acostumbrado a ingerir agua a través de su alimento y no a tomarla de un bol de agua. Para garantizar que el cuadrúpedo ingiera la suficiente agua, los gatos deberían alimentarse con comida húmeda.
El pienso seco contiene muy poca humedad, que no es precisamente lo que se corresponde con la alimentación natural del gato. Es imprescindible que el gato esté bien hidratado para que funcionen correctamente su metabolismo y los múltiples órganos, para que el animal se mantenga sano. La hidratación es de suma importancia, sobre todo para limpiar los riñones y que la función renal sea correcta.
Además de la escasa humedad, lo que plantea un problema en muchos piensos es la alta cantidad de cereales y fécula. Como estricto carnívoro, el gato carece de encimas para procesar los cereales y la fécula. En libertad, únicamente ingiere una mínima cantidad de cereales a través del contenido ya digerido de sus presas. Los cereales puedes influir muy negativamente en la digestión de los gatos y llegar a provocar diarreas. Además, aumenta el riesgo de sobrepeso y diabetes, puesto que los gatos no pueden utilizar como fuente de energía un exceso de fécula o carbohidratos, como los que contiene el pienso. Debido al particular metabolismo del gato, los carbohidratos no se procesan y el proceso de generación de energía se nutre exclusivamente de proteína animal (de carne/pescado).
Por este motivo Terra Felis únicamente ofrece menús de comida húmeda para gatos, que obviamente no contienen cereales.
No, es perfectamente normal. Incluso puede ser necesario en el caso de los alérgicos y puede que lo único posible para los gatos que tienden a estar descontentos. Lo que hay que tener en cuenta es que las variedades de pescado únicamente son complementos.


Preguntas generales

Al introducir el peso bruto, las latas están llenas casi hasta el borde. Aunque al cocer las latas cerradas se aumenta el volumen de llenado un poco. Ninguno de nuestros menús de Terra Felis contiene cereales, por lo que durante el proceso de cocción se genera una cierta cantidad de gelatina en la lata. Para evitar que al abrir la lata se desperdicie, utilizamos una lata algo más alta para que la capa superior del contenido tenga siempre unos milímetros libres hasta el borde superior. Todas nuestras latas de 80 g contienen como mínimo la cantidad indicada.
Los nuevos menús de Terra Felis siguen la misma filosofía que tenían los menús de gatos hasta ahora. Todos los menús carecen de cereales, presentan una alta cantidad de carne y una pequeña proporción de verdura (fibra alimentaria) e imitan de esta manera cómo sería una presa en la naturaleza. En primer lugar se ha optimizado la consistencia del menú, puesto que la aceptación del alimento juega un papel muy importante. Lo nuevo es el tomate en polvo que es de calidad, sano y muy bien recibido por los gatos. Además, se ha añadido una pequeña cantidad de un suplemento de vitaminas y minerales, para asegurarnos de que el gato recibe todos los micronutrientes esenciales. Por supuesto, se ha mantenido que todas las materias primas son de calidad 100 % human-grade.

A finales de abril estarán disponibles los snacks de Terra Felis (semi-húmedas). No contienen cereales y están compuestos al 100 % por carne magra. Este tipo de aperitivos de carne goza de muy buena aceptación entre los gatos.
Para conservarla en el frigorífico, hay que tapar o poner un film sobre la lata abierta. Así puede mantenerse de dos a tres días.

No es recomendable. A temperatura ambiente pueden multiplicarse rápidamente los gérmenes en la carne y producirse bacterias.
"Si sospecha de una alergia, debería optar por seguir una dieta de exclusión. En este caso es conveniente escoger una fuente de proteína que todavía sea desconocida o con la que el gato no haya tenido contacto. Siempre debe tratarse de un producto monoproteína de confianza. Para que la dieta de exclusión surta efecto, las golosinas también deben responder a esa única fuente de proteína aún desconocida. La dieta de exclusión hay que mantenerla por lo menos 8 semanas, a menos que produzca síntomas desde los primeros días/semanas. En ese caso, hay que cambiarla por otra.
Transcurridas ocho semanas, teóricamente se puede provocar un episodio de intolerancia/alergia con la comida anterior para confirmar que era así. Como norma general se mantiene la dieta para que el alérgico se mantenga estable."

En ese caso no sirve aplicar el "dale la mitad de comida". Ante ese tipo de racionamiento el gato reaccionaría de forma muy susceptible. Su necesidad proteica debe cubrirse siempre. Tiene mucho más sentido someter al gato a una alimentación de dieta y aumentar su actividad y movimiento a través, por ejemplo, de un comedero interactivo y de fijar periodos de juego. Está previsto sacar una línea Terra Felis Light en 2022.

En primer lugar, hay que descartar que exista una causa médica como, por ejemplo, dolores, mareos o problemas dentales. Si ese no es el caso, naturalmente puede ser que simplemente el gato sea un mal comedor. En los gatos mayores, en particular, suele responder a menudo a que les cambia el sentido del olfato y del gusto. En estos casos puede ayudar el calentar un poco la comida, para que huela algo más o entremezclarla con algo que al gato le guste mucho y que no sea propiamente alimento para gatos, siempre que sea sano y lo pueda digerir bien.

Todos los menús están concebidos para gatos adultos y no son adecuados para cachorros de gato. A finales de 2021 Terra Felis lanzará menús para cachorros de gato, la línea Kitten.

La línea Kitten, para cachorros de gato, verá la luz en invierno de 2021.

Puede proporcionarle un menú Senior de Terra Felis, salvo que tenga alguna enfermedad que requiera una alimentación especial, por ejemplo, para los riñones.

Está previsto que la línea Senior para gatos salga al mercado durante el primer trimestre de 2022.

"Por el carácter especial de su alimentación, los gatos son obstinadamente sibaritas. Esto hace que cambiarles de alimentación sea a menudo una demostración de mucha paciencia. Debido al problema de aceptación, muchos fabricantes/otras marcas refuerzan el sabor de sus alimentos añadiendo, por ejemplo, glutamato o azúcar, para hacer que sus productos sean más atractivos tanto para la mascota como para los dueños. El azúcar es el responsable y se transforma en caramelización, que ópticamente se detecta por el color amarronado de la gelatina y de la salsa de los productos de otras marcas/fabricantes. Además influye favorablemente en el sabor.
Para los gatos el azúcar no es ni sano ni adecuado. Una ingesta continua de azúcares puede allanar el camino a enfermedades vinculadas a la civilización, como el sobrepeso, la diabetes o las intolerancias. Por este motivo, añadir azúcar contraviene los principios de la filosofía de Terra Felis, que son los de seguir una alimentación totalmente sana y adecuada similar a la que tendrían en libertad. Los menús de Terra Felis no contienen azúcar."

Nos hemos centrado en el desarrollo de nuevos menús de Terra Felis en unidades conocidas como Single-Serve, para una vez. A muchos gatos les gusta su alimento fresco y a menudo rechazan comer de una "gran" lata ya abierta que, por ejemplo, lleve abiertas unas horas en el frigorífico. Tanto para cambiar la alimentación como para probar nuevos menús se recomienda emplear las latas pequeñas de 80 g, Single Portion. Obviamente entendemos que haya interés por las latas de Terra Felis de 400 g y pondremos pronto a disposición de nuestros clientes ese formato, que se ajusta y es óptimo para los dueños de varios gatos.

El bisfenol A (BPA) es un componente fundamental (monómero) de las resinas epoxi y de otros plásticos, como el policarbonato. Precisamente, los revestimientos protectores más usados para las latas de alimentos, de bebidas y cierres para envases de cristal son los revestimientos de resina epoxi.
En Alemania y en la UE se aplican los límites del Reglamento (UE) nº 10/2011 sobre materiales y objetos plásticos destinados a entrar en contacto con alimentos.
Reglamento 10/2011 modificado por el Reglamento (UE) 2018/213 de 12 de febrero de 2018
El límite de migración específica (LME) para el bisfenol A es de:
- 0,05 mg/kg de alimento (simulante) - Aplicable desde el 6 de septiembre de 2018
Nuestro proveedor puede confirmar que se cumple el límite LME actual de BPA (0,05 mg/kg) para las latas con contenido de BPA que suministramos.
Por lo tanto, el uso de las latas es seguro.


Pedido, transporte y entrega

La parte interior de nuestras latas está recubierta con una capa artificial para que ninguna sustancia nociva consiga llegar al contenido. Al contar con este recubrimiento, que las latas se abollen no supone ningún problema.
Nosotros no trabajamos con latas para comida de mascotas, que es lo habitual en el caso de los alimentos para perros y gatos, sino que utilizamos latas de conservas para humanos. Son las latas que normalmente se emplean para comida (sopas, etc.). Consideramos que el recubrimiento interior es necesario para garantizar un producto final impecable, porque evita que los metales pesados de la lata puedan llegar al contenido. Debido a la alta calidad del recubrimiento, aunque la lata se dañe los metales pesados no llegarán a estar en contacto con el producto.
Podemos asegurar que el esmalte y los sellantes que empleamos no contienen ftalatos (plastificantes).
En el sistema de esmaltado interior se emplea bisfenol A. El reglamento (CE) nº 1895/2005 de la Comisión Europa, aprobado el 18 de noviembre de 2005, contempla la restricción en el uso de determinados derivados epoxídicos en materiales y objetos destinados a entrar en contacto con productos alimenticios.
Límites de migración de BADGE y algunos de sus derivados: 9 mg / 6 dm.
Nuestros productos superan con creces estos valores. Por eso sometemos a peritaje todos los esmaltes que empleamos.
También comprobamos que el sellante de impresión soluble cumpla con los requisitos recogidos en el artículo 3 del Reglamento (CE) nº 1935/2004, así como con el artículo 30 y 31 de la sección 1 de Ley de productos alimenticios y mercancías alemana (LMBG por sus siglas en alemán), lo cual incluye también el párrafo 5 sección 1 de la mencionada ley.
Siempre que no encuentre grietas en la lata y que el alimento huela normal, puede consumir el contenido con total confianza.


Cuenta del cliente

Al comprar en la tienda online de Terra Canis usted recibe automáticamente una estrella por cada 50 € que consuma y eso supone un importe de 0,50 €. Una vez que haya acumulado 10 estrellas, se genera un vale que puede canjear en la siguiente compra que realice en nuestra tienda.
Ponemos a disposición de la mayor parte de nuestros clientes la opción de la domiciliación bancaria. En ocasiones debemos apostar por la seguridad en lugar de por la rapidez. Debido a motivos de seguridad, algunos pagos no pueden realizarse por domiciliación. Detrás de cada pago hay un programa de seguridad que regula las transacciones y, en determinados casos, es el que descarta el método de pago por domiciliación bancaria. Desgraciadamente nosotros no sabemos la causa concreta de que suceda, pero a continuación tiene algunas de las razones que pueden motivarlo:
Error en los datos del número de cuenta
Estar en números rojos 

¿No hemos respondido a sus preguntas aquí?

Entonces, póngase en contacto con nosotros.