Dra. Stephan, veterinaria: la harina de coco

23 de mayo de 2017

El nuevo superalimento de moda, la harina de coco, es un ingrediente maravilloso y muy sano que nos aporta una energía muy valiosa, además de proteínas vegetales y ácidos grasos saludables, todo ello con mucho sabor.

El intestino de su perro le agradecerá encarecidamente que su dieta incorpore este milagroso superalimento, pues de la harina se elimina previamente el exceso de grasa. Es rica en fibra y baja en grasa, no tiene gluten, ácido fítico ni colesterol y reúne todas las propiedades beneficiosas de una materia prima saludable. ¡Incluso los perros que sufren alergias la toleran perfectamente! La harina de coco, que es muy sabrosa, destaca también por ser de muy fácil digestión.
Es una de las mayores fuentes de fibra aunque se consuma en poca cantidad. La fibra es buena para la digestión y para la salud del intestino, ayuda a eliminar toxinas y resulta imprescindible para regular los niveles de azúcar en sangre. Su efecto positivo sobre dichos niveles está probado.

La harina de coco contiene ácidos grasos saludables que facilitan la absorción de los minerales y las vitaminas liposolubles presentes en los alimentos.

La grasa que contiene son básicamente ácidos grasos de cadena media, motivo por el cual el aceite de coco ya se convirtió también en su momento en un producto estrella de entre los alimentos saludables. El cuerpo utiliza los ácidos grasos de cadena media para generar energía y no los almacena en forma de grasa. De este modo, se está activando el metabolismo y quemando grasa simultáneamente.

Además, este fantástico superalimento contiene todos los aminoácidos esenciales y constituye así una fuente sana de proteínas para el perro. A esta fantástica harina se le atribuye también un efecto antibacteriano, por lo que no es de extrañar que vaya ganando terreno a pasos agigantados como ingrediente sano en los menús para perros. En Terra Canis ya hemos incorporado esta fantástica y saludable harina a muchos de nuestros menús y la usamos también para nuestro revolucionario pienso seco Canireo.
El veredicto de nuestros amigos de cuatro patas no deja lugar a dudas: ¡el coco no solo está riquísimo, sino que también es buenísimo para la digestión!